St. Domingo

IMG_20150906_144947

La Ciudad Santo Domingo de los Tsáchilas

Aunque ya hace más de 200 años existía un caserío en esta zona del país, la ciudad como tal, es reciente y fruto de la emigración de personas de todas las provincias del país. Habitada en su momento por los indígenas yumbos, como en otras zonas del Ecuador y Colombia, se va caracterizando, con el paso del tiempo, por ser la zona de asentamiento final de los indígenas Tsáchilas.

la catredal de Santo Domingo
la catredal del Santo Domingo
Este grupo indígena, propietario mayoritario de las tierras del entorno de Santo Domingo, va perdiendo grandes extensiones por la práctica de la invasión de terrenos por parte de los colonos que van llegando a la zona y posteriormente, por el desarrollo desordenado e ilegal de la propia ciudad.

Se trata de una ciudad de alrededor de 500.000 habitantes, núcleo urbano que hace de centro neurálgico del país por su ubicación geográfica y ser el lugar de paso de todas las principales vías de conexión entre las grandes ciudades del Ecuador.

Una ciudad que ha recibido migrantes de varios puntos del país y también de los países vecinos, especialmente de Colombia, de donde huyeron miembros del narco para establecerse en Santo Domingo con la instalación de varios negocios para el lavado de dineros ilegales.

el mercado en el centro
el mercado en el centro
Los altos niveles de prostitución, tráfico de drogas y armas, e incluso el tráfico de órganos, así como la existencia de numerosas bandas juveniles y de sicarios, hacen de Santo Domingo un lugar difícil para la convivencia tranquila y sobre todo, para el buen desarrollo de la infancia y adolescencia de nuestros chicos.

Por todo ello, debemos trabajar muy acertadamente en los planes de autonomía de los adolescentes, pues la sociedad que les va a recibir a la mayoría de ellos, no facilita en nada el que puedan desarrollarse como hombres honrados, que vivan de su trabajo y formen una linda familia. No podemos caer en paternalismos proteccionistas, ni en hacerles la vida fácil pues los malacostumbramos para el futuro.